Aprendizaje de una obsesión

inauguracion_expo_obsesion_infinita_de_yayoi_kusama_alr_8180b

¿Cuándo se había visto una exposición de arte entre los titulares de los noticieros nocturnos mexicanos? ¿Cuándo? Me temo que con sus 335,000 visitantes, Yayoi Kusama y el Museo Tamayo son los primeros en conseguir tal hazaña bastante fuera de lo común”. Eso mismo fue lo que publiqué en mi timeline de Facebook el pasado 19 de enero después de estar viendo tranquilamente, como casi todos los días, alguno de los dos noticieros estelares en horario nocturno. Y espero no haber sido el único sorprendido debido a que desde mi punto de vista este golpe mediático es histórico en México. No me viene a la mente ninguna otra exposición de arte contemporáneo que haya alcanzado este tipo de repercusión. Y no está de más mencionar que esto solamente lo podemos definir como la punta del iceberg, ya que nos topamos constantemente con reportajes, fotos, videos y toda clase de contenidos sobre la exposición de Yayoi Kusama por todos lados: en diarios nacionales y locales, en programas radiofónicos de diversos géneros, en algunas revistas, en programas y noticieros de televisión y por si fuera poco, también las redes sociales y blogs parecen haberse llenado de “Obsesión infinita”.

Es indudable que la artista en cuestión es una de las más reconocidas tanto en su país como dentro de la escena internacional y que allá donde va suele causar cierta expectativa y curiosidad, aunque en este ocasión, al presentarse en México (un país poco afectivo con los museos de arte) y al no tener experiencia similar en el futuro, de acuerdo con los encargados de llevar las riendas del Tamayo, todas las expectativas fueron rebasadas y por mucho. Y de esta experiencia, los amantes del marketing cultural y del marketing en general, tenemos mucho para analizar y aprender.

  1. Administración y gestión de la demanda. En una palabra: impecable. Quizás los últimos 15 días en que la exposición estuvo abierta y que en la mayor parte del público potencial estaba dispuesto a hacer y a pagar más de lo debido por apreciarla, la gestión desarrollada por cada uno de los agentes involucrados parece haber sido ejemplar ya que todos los accesos fueron totalmente ordenados y sin contratiempos ni complicaciones. Y además, el museo, sabiendo de la enorme demanda que tenía allá fuera se lanzó sin pensarlo dos veces a organizar el #MaratónTamayo y a estar abierto durante 36 horas continuas los tres últimos días logrando superar satisfactoriamente los riesgos técnicos y de organización que ello implicaba, dando la oportunidad de obtener entradas de manera totalmente democrática y justa a la mayor parte del público, dejando a muchos lamentándose por no haber conseguido al menos una. Vaya logro ¿no?
  1. Cierto, nadie ha encontrado al día de hoy la fórmula o la receta exacta para lograr la viralidad que “Yayoi Kusama. Obsesión infinita” ha alcanzado ya que muchos factores son los que influyen en haber hecho que esta exposición sobresaliera y no pasara desapercibida como tantas otras, que, año con año como vienen se van y no logran obtener repercusión alguna. Entre esos factores podríamos enumerar la ya mencionada cobertura mediática, producida a su vez por la fiebre de selfies, estados, tuits, etcétera, que fueron quizás los principales causantes de las largas filas a las afueras del recinto del Bosque de Chapultepec.
  2. Captación de nuevos públicos. Si yo trabajara para el Museo Tamayo, éste sería uno de los logros que más estaría celebrando el día de hoy. Quizás brincaría de felicidad al observar las estadísticas. Hoy en día, sus seguidores a través de los medios sociales deberían haberse incrementado los últimos días lo que nos conlleva a pensar que el número de visitantes potenciales se ha incrementado exponencialmente. Y mejor aún, el Museo Tamayo (y yo espero que con esto ocurra lo mismo con el resto de museos) se ha ubicado en la mente de muchos como un nuevo punto de referencia, una nueva opción de visita sobre todo en la de aquellos que nunca habían o han visitado alguno. ¿No es ésta la mejor noticia? Al menos para mí, sí lo es. Ahora el gran reto consiste en tener la misma capacidad de gestión y organización en materia de nuevos públicos y una vez que se han captado, conservarlos mediante la entrega y oferta de contenidos y propuestas de calidad y de interés y de esta manera seguirlos manteniendo fieles y de alguna manera involucrados con nuestra institución. Muchas herramientas pueden salir a flote en este caso. ¿CRM? ¿Les suena?..

Te invito a leer el resto de este artículo publicado originalmente en la revista Marketiin en su edición del presente mes.

Descarga directa: http://bit.ly/1JqvoAW
Visualización en línea: http://bit.ly/1Fwiu1x

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s