Marketing y arte. ¿Una combinación peligrosa?

Imagen

La respuesta a esta pregunta depende en gran medida de la perspectiva y el cristal con que se mire así como del objetivo que se pretenda alcanzar con la organización artística o cultural en cuestión. Las empresas culturales son muy variadas. Existen desde productoras cinematográficas, discográficas, escénicas, editoriales, organizadoras de eventos de música en vivo, de obras de teatro, subastadoras, artistas independientes, empresas creativas entre muchas otras.

Siempre ha existido un interminable debate a lo largo de los años sobre si la mercadotecnia debe de intervenir o no en organizaciones y empresas culturales y/o artísticas ¿Por qué? Principalmente por la orientación original de la mercadotecnia comercial, la cuál ha ido evolucionando durante su historia y en la actualidad tiene una orientación más hacia el mercado que hacia el producto. Esto choca con la concepción original de la creación artística, la cuál se centra en la creatividad y el gusto del artista sin tomar en cuenta lo que pueda llegar a necesitar o desear un mercado potencial. En este último caso yo me preguntaría: Si es que los artistas y/o las organizaciones culturales pretenden obtener beneficios gracias a sus creaciones ¿No establecen un precio? ¿No definen el lugar y el ambiente más adecuado para tener contacto con las personas dispuestas a comprar sus obras? ¿No necesitan de un poco de promoción ya sea directa o masiva? ¿No les son necesarias las relaciones públicas? Yo creo que si ¿no?

Por lo tanto, no podemos hablar de una aplicación clásica de la mercadotecnia comercial en el ramo cultural. Más bien, podemos hablar de una adaptación del marketing para comercializar arte y cultura. ¿Esto que implica? La mayoría de las ocasiones: Centrarse en un producto previamente diseñado y con base en él, diseñar las estrategias de precio, plaza y promoción. ¿Cúal es el precio, el lugar y la promoción más adecuada? Eso depende del tipo de producto que se pretenda comercializar debido a que la variedad de posibilidades es inmensa. Sin embargo, si la empresa o el creador conocen a fondo su posible mercado y su entorno (al igual que en la mercadotecnia comercial), sin lugar a dudas podrán tener un mejor panorama sobre lo que procede.

Desgraciadamente, en México existe aún mucho por hacer por muchos sectores culturales que se han quedado rezagados y que quizá les haga falta utilizar y explotar al máximo ciertas estrategias de mercadotecnia cultural para sobresalir de ese bache en el que se encuentran. Para mi gusto, el talento mexicano es indudable pero tal vez falta esa creatividad estratégica que logre conectar comercialmente precisamente a esos creativos con los posible clientes y de esta forma poder sacarle mayor provecho a todas y cada una sus obras. Entonces: ¿Marketing y arte es una combinación peligrosa?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s